sábado, 29 de septiembre de 2007

Himno a la Patria



 
Gloria eterna a la Patria mexicana
con hombres valientes de piel morena,
la que en campos se inventa, soberana,
con prolíficas cumbres de azucena,
territorio en sus cantos de campana,
rostros de luna en la noche serena.
Asciende al cosmos indómito canto,
gloria a la Patria de materno manto.

Un himno que se posa en tu grandeza
de guerrero origen, aguas sagradas.
Es tu selva encarnación de belleza,
surcos que guardan semillas doradas
y en tus entrañas, fortuna y riqueza,
de alas que pintan brillantes miradas.
¡Tierra de bosques en excelsa escuela,
pintas paisajes con verde acuarela!

La unción de la Madre Naturaleza
refulge en los cauces de manantiales,
busca el camino ansioso a la tibieza
donde se oculta el brillo de rituales.
Es el cenzontle eminente cabeza,
canto náhuatl en pródigos trigales.
Son flora y fauna constantes aliados,
eclipses de campos predestinados.

Eres pluma fértil, Patria erudita,
de ciencia y de verbo en el mexicano.
Ostentas tierras de estirpe exquisita
en gestas heroicas del soberano.
Patria grande, tu simiente me habita
y mi entraña honra el origen hispano.
¡Urdimbre blanca de pródigos mundos,
nobles heraldos de frutos fecundos!

Cantas, Patria, célebres epopeyas
que reconstruyen tu estampa bravía
y eres madre de mujeres doncellas
tan bellas como bella lo es María.
Pintan tus cielos cuantiosas estrellas,
proclaman su luz de pulcra armonía.
¡Noble ejército que lucha incansable,
pechos henchidos de amor inefable!

Patria de abolengo en herencia casta,
jaguares que conquistan el progreso.
Suelo impetuoso de cultura vasta
que sostiene renuencia al retroceso.
Su gracia ondula el pendón en el asta
y el sol, cada tarde, marca el regreso.
¡Tú eres emblema, Patria tricolor,
siempre esbelta surges tras el dolor!

Cuna de héroes que dictan tu gloria,
Patria buena, de ascendencia valiente,
te ofrezco mi reverencia en memoria
del pródigo mártir de ágil simiente,
los hombres memorables en la historia
que son un recuerdo vivo en la gente.
Hombres, mujeres que son nuestro orgullo
descansan su lucha en materno arrullo.

Oye a la Patria en mi canto elocuente
cuando en marzo surge la primavera:
date a tu México, encumbra la frente
como a tus padres te das sin la espera;
renace con garbo frente a la gente
y observa el pendón que vibra en la vera.
¡Bandera inquieta que acaricia el cielo
libre como águila que emprende el vuelo!

(De Alfalogías, 2001)
Segundo Lugar Estatal "Ofrenda Patriótica 1998"
Gobierno del Estado de Tamaulipas

Imagen: ensanluispotosi.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario