sábado, 5 de julio de 2008

Caída de Eneas



“En algún lugar de” aquel restaurante
“de cuyo nombre no quiero acordarme…” (1)

Sonrisas de piedra en el espejo,
inglés con pinceladas de español,
diversidad en el menú,
quesadillas sin queso,
aderezo de sales oxidadas,
limonada con gotas de lluvia,
nerviosismo en ojos desnudos,
la mujer que se unta
en las paredes de la iglesia,
el señor de arena que olvida
su propio nombre.
Sorpresa,
trágame tierra,
tequila con un poco de limón,
anticipación involuntaria
de nuestros nombres al viento.
—Mi nombre es Eneas,
¿cómo dijiste que te llamabas?

De Pasión de Eneas (ALJA, 2012)

[1] Miguel de Cervantes Saavedra, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario