lunes, 22 de junio de 2009

Ebrio



(Imagen: "Fuego", Ramiro Rodríguez)

Tengo en el rostro, tengo tus dedos,
tengo tu nombre de cielos húmedos,
el vaho de tus ojos claros
                                                   —el vaho,
los labios,
tu cabello castaño
                                      —los labios.
Sin decir tu nombre me desnudo,
amanezco en la sed de dioses dormidos
y me hablas al oído
                                        —me hablas,
me entumeces con sal de la marea alta,
encallo en tus manos,
                                        ebrio en tu cuerpo,
ventanas profundas —ventanas abiertas,
ventanas que ocultan
                                    la luna de julio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario