lunes, 30 de noviembre de 2009

La crónica poética de Arturo Castillo Alva

El hombre camina hacia lugares donde la palabra toma otra dimensión. Las palabras se apalabran, se desgajan de ambigüedades, se dispersan en un punto vivo que se ubica entre los ojos. El poeta se agiganta cuando toma la palabra, cuando el público guarda silencio y espera el monólogo dramático o el poema que humaniza y que lo humaniza. El poeta algo tiene de ente extraordinario.

El pasado viernes 27 de noviembre estuve en la Casa de la Cultura de Tampico, Tamaulipas, en la lectura de Arturo Castillo Alva (1946). Me senté en la última fila. Una, porque la sala estaba repleta de almas; otra, porque desde la parte posterior podría ver las reacciones de los invitados al banquete literario.

La lectura del poeta y dramaturgo tamaulipeco estuvo enmarcada con las imágenes fotográficas de Miguel Ángel Camero. Arturo leyó un monólogo de reciente creación, así como algunos de sus poemas.

dame dinero      dios      dame dinero
y carne firme dame      y una cama
y un pedazo de tierra donde
pueda después pudrirme      todo cuesta

Arturo escribe poesía de fuerza emotiva singular, potente, poesía que puede digerirse al momento de leerse por primera vez, de escucharse por primera vez. El poeta/cronista que nos habla de lo que ha escuchado su lengua, lo que han tocado sus ojos, lo que han visto sus manos.

qué tal si era papá      hace muchos años
el que anoche hablaba con fulana
el que oscuramente quería consolar a fulana

Una serie de nombres anduvo gravitando por los espacios del auditorio donde se realizó su lectura, rostros, espejos, lugares tal vez conocidos por el público tampiqueño, la sal y la arena del puerto, las calles vibrantes, las bestias del África y la figura del Presidente.

Alternando la lectura del hombre con la música y la fotografía, los efectos de luz, con un público receptivo y numeroso que le agradeció su intervención a través de los aplausos, pudimos disfrutar la creación de uno de los escritores más importantes del estado.


Fragmentos poéticos tomados de: Años más años menos (CECAT, 1998)
Imagen: Beatriz Durán Maldonado

No hay comentarios.:

Publicar un comentario