domingo, 25 de enero de 2009

El Violinista



Cantó el violín del experto
como cantara un tenor
notas ardientes de amor
en un sublime concierto.
Y yo no lo sé de cierto
pero argumentar podría
que el sol escapó del día,
se confundió con la noche
y –con cálido derroche–
conmovió a la fantasía.


Imagen: musicswallpaper.info

domingo, 18 de enero de 2009

Río y Viento

"Cosmogonía de la palabra es la otra voz de tierra y río, en coincidencias de tierra seca y húmeda que corresponde a palabras vestidas a la luz. Un poeta de reflexión sobre vida y palabra, constitución de un árbol de la vida cuya existencia es una encarnación de Dios palabra y que el mismo poeta hace inventar en cada una de sus páginas, caminos de prédicas y conjuros en que la palabra es río y viento. Poeta que no renuncia a los giros y recovecos del lenguaje tradicional y que se mira a sí mismo en el espejo diario velardiano, con la pasión y el calor de la palabra, y a veces, con el color de su espíritu que contiene amigos, familia y la belleza del viaje y del amor".


Alejandro Rosales Lugo

__________________

Alejandro Rosales Lugo (Cd. Victoria, 1945). Periodista, narrador, poeta, pintor. Participa en el Congreso Binacional Letras en el Estuario, en Matamoros/ Brownsville; y en el Encuentro de Escritores Voces en la Frontera, en Reynosa/ McAllen. Imparte talleres de creación literaria y de pintura en diversos municipios del estado. Autor de Bicicleta de poesía (1974), Mamaleón (1978), El paisaje del cuerpo (1998) y De Adán a Cezanne pasando por Newton (2005).

viernes, 9 de enero de 2009

Quiero Escribir... César Vallejo

Cuando leí Quiero escribir pero me sale espuma (1997) del mexicano Gustavo Sainz me pareció muy apropiado el título en ciertos momentos de mi actividad como creador literario. Algunas ocasiones siento que me sale espuma al tratar de crear un cuento o un poema, inclusive, después de terminada la creación de algún texto. El humorismo del título de la novela de Sainz me ha acompañado durante algunos años, pensando que el ingenio del escritor fue muy preciso para traducir el momento en que lo que escribimos pudiera ser nonsense o, de plano, nada.

Leyendo Poemas humanos (1939) del peruano César Vallejo, descubro que aquella frase es el primer verso del soneto “Intensidad y altura”. Al leerlo, regreso al libro de Sainz para buscar algún epígrafe que me indique que el escritor mexicano le reconoce la frase al autor peruano. Y nada. Hay un epígrafe en el libro de Sainz, pero nada que tenga que ver con Vallejo.

La novela de Sainz es excepcional. Sin embargo, me hubiera gustado que el mexicano reconociera en Vallejo la creación de tal frase, palabras llenas de sarcasmo que dibujan una sonrisa en mi rostro cuando la recuerdo.


INTENSIDAD Y ALTURA

Quiero escribir, pero me sale espuma,
quiero decir muchísimo y me atollo;
no hay cifra hablada que no sea suma,
no hay pirámide escrita, sin cogollo.

Quiero escribir, pero me siento puma;
quiero laurearme, pero me encebollo.
No hay toz hablada, que no llegue a bruma,
no hay dios ni hijo de dios, sin desarrollo.

Vámonos, pues, por eso, a comer yerba,
carne de llanto, fruta de gemido,
nuestra alma melancólica en conserva.

Vámonos! Vámonos! Estoy herido;
vámonos a beber lo ya bebido,
vámonos, cuervo, a fecundar tu cuerva.


De Poemas humanos (1939)

Imagen de Sainz: gustavosainz.com
Imagen de Vallejo: wikipedia

martes, 6 de enero de 2009

Remembranza


(Imagen: Mujer de la Huasteca, Ramiro Rodríguez)

A Hilda Salas en Amatlán

No te vi en peces silvestres
ni en la alegría de octubre,
no te vi en la barca blanca
surcando tierras azules.
No te vi en el campo cósmico
con densas lunas de agua,
ni en translúcidos silencios
ni en pájaros de nostalgia.
Te vi con la luz de siempre,
te vi en la tierna memoria,
donde no pueden borrarte
los estragos de las horas.