sábado, 9 de enero de 2010

El hielo de enero


(Imagen: Nochebuena en enero, Ramiro Rodríguez)

Está frío afuera esta tarde de enero. Adentro no se siente su mordida, su estampida de animales invisibles. Permanecemos dentro de la casa, en el calor de las palabras y en el entretenimiento de las imágenes. Una bestia se suicida al invadir la propiedad ajena, cubrimos con sábanas algunos árboles pequeños para que no mueran en el hielo y la mascota blanca se retuerce de gusto sobre la hojarasca dentro de su jaula, debajo del ébano. Estamos listos para el hielo, para su invasión malvenida. Veremos si llega con sus monstruos desatados, o si se larga a otra parte para podrirse de humedad.

1 comentario: