miércoles, 19 de mayo de 2010

Soneto cromático



Desconozco el sol de Diego Rivera,
descarto a Manuel Rodríguez Lozano
ni Francisco Goitia fuera artesano
ni aunque Rufino Tamayo quisiera.

Ni José Clemente Orozco pudiera
tener indicio constante del brillo,
no el cromatismo en Gerardo Murillo
ni en arte Alfaro Siqueiros se viera.

Ningún artista del color podría
dar trazo magistral de gallardía
en las percepciones dentro de mí.

El calidoscopio interno florece,
el punto más inferior resplandece
en el colorido que encuentro en ti.


De Destiempo (ALJA, 2012)

8 comentarios:

  1. Como siempre, Ramiro, un placer leerte. Bellas palabras, balsamo para el espiritu en este dia tan atareado en mi trabajo.
    Un abrazo cordial!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu lectura, Julie.
    RR

    ResponderEliminar
  3. Este sonéto cromático, me encanto, la sincronía que hay entre imagen y verso, la mezcla entre vestigio y actualidad ¡endecásilabos perfectos! ¡Una maravilla! El consagrado oficia que hay en tu tinta.
    Lizette Alvarez

    ResponderEliminar
  4. Mi poeta favorita:

    Gracias por tu comentario y por asomarte a este espacio.

    Un abrazo.
    RR

    ResponderEliminar
  5. Excelente ritmo el de estos versos. Te felicito.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sus comentarios y por visitar esta página.
    RR

    ResponderEliminar
  7. Ey, mi querida Kika anda saltando de encuentro en encuentro. Saludos, Eneas-Ramiro, abrazos desde el mar.

    ResponderEliminar
  8. Repartiendo un poco de lo mucho que tiene. Ya las vi en Coahuila. Las felicito. Saludos hasta el mar.

    ResponderEliminar