viernes, 15 de octubre de 2010

El promotor cultural, puente entre el artista y el pueblo


Un pueblo con manifestaciones culturales es un pueblo sensible a la problemática social de los tiempos. El promotor cultural es un puente sólido que lucha de manera continua para facilitar el acceso del pueblo a sus propias raíces —representadas en la figura del artista—, el encuentro con su identidad, con aquello que somos y que frecuentemente se olvida, ante el materialismo económico de las naciones y la globalización. El promotor busca las herramientas adecuadas que le permitan crear el espacio propicio para el desarrollo humano desde un aspecto más humano.

Como promotor cultural en el campo de la literatura, encuentro la necesidad de apoyar a los jóvenes valores de nuestra ciudad, aquéllos que están destinados a hablar a través de la pluma, a dejar constancia por escrito sobre la realidad que nos circunda. También me encuentro con artistas de destacada trayectoria, aquéllos que han puesto en alto el nombre de Matamoros a nivel estatal y nacional. Pero siempre hay algo más que hacer por más personas. Con la excepción de los últimos dos años, los escritores hemos financiado nuestros propios proyectos. Digo con la excepción en los últimos dos años, porque finalmente el municipio reconoció a personas con verdadera vocación en la tarea de la escritura. Señal de que las cosas van con buen rumbo. Ojalá que no se apague el interés por la promoción del arte y la cultura. Falta tanto por hacer.

Los proyectos de actividades culturales en general se realizan con falta de recursos, lo cual debilita la creación y difusión del producto artístico. Para ello, es necesario apoyar a los promotores culturales con programas, planes, becas, en otras palabras: recursos que les permitan planear, organizar y difundir el producto artístico que enaltece al municipio y, por lo tanto, a aquél que apoya estas acciones. Es cierto que el arte no es un producto que fortalece la economía del propio artista, que no les deja grandes ganancias ni a los promotores ni al municipio. La cultura no es un negocio generador de divisas: es proyecto de engrandecimiento humano, proyecto que desarrolla la sensibilidad y la calidez humanas, proyecto de inversión que se verá reflejado en la calidad moral de las personas, quienes hablarán de lo que se hizo a favor de la conciencia.

Amigos, los invito a que pensemos en lo siguiente:

• Si debemos continuar como vamos en el plano de la promoción cultural como una manera de tirar el recurso.

• Si debemos continuar con el apoyo limitado que se le ha dado hasta ahora a la expresión cultural y artística.

• Si debemos ver la promoción cultural como una ventana donde las generaciones futuras verán el trabajo y el apoyo, el interés y la inteligencia, la educación y la sensibilidad de aquéllos que estuvieron interesados en fortalecer el espíritu de las personas, dentro del clima mundial ante nuestros ojos.


Imagen: Jóvenes escritores de la Esc. Sec. General No. 1, Lic. y Gral. Juan José de la Garza, durante la presentación del poemario Primeros Labios 2010.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario