lunes, 8 de noviembre de 2010

La contradicción inefable


(Anécdota de Santo Tomás de Aquino)

Un día Tomás de Aquino
caminaba por la arena,
miraba las lenguas líquidas
con sus palabras dispersas.
En contradicción inmerso
navegaba su conciencia,
se empeñaba en el misterio
que a tantos enmudeciera
y se hacía la pregunta
al fondo de sus creencias:

“¿Cómo es que las tres personas
sólo una persona sean?
¡Oh, cuántas interrogantes
se encienden en mi cabeza!
¡Cuánta oscuridad desborda
de explicación y materia!
¿Es tan inmundo el cerebro
que desencuentro respuesta?
Padre, Hijo, Espíritu Santo…
¿Cómo es que una noción sean?”

Se interrumpió su monólogo
por un pequeño en su senda;
sus brazos y piernas, pájaros
desde el agua hacia la arena.
Se impuso a la interrogante
que reclamaba respuesta
y ante el impulso del niño
para seguir la carrera,
el hombre que lo observaba
trazó en su rostro molestia.

Vio que el infante llevaba
un recipiente en la diestra
y, corriendo sin cansancio,
le robaba al mar su esencia
para vaciarla en un hoyo
que construyera en la arena.
Y Santo Tomás de Aquino,
con su enojo y su extrañeza,
le interrumpió su inquietud,
le preguntó en impaciencia:

¿Cuánto te desbocas, necio,
de aquí hacia allá en tu demencia,
un recipiente entre manos
y sin descanso en tu empresa?
Continuó el niño sus pasos
con más ahínco y más fuerza
y en el candor de su esfuerzo
le ofreció como respuesta:
¡Pretendo vaciar las aguas
en esta zanja de arena!

El hombre, lleno de asombro,
mofándose en la incongruencia
de las palabras del niño,
le entabló una reprimenda:
¿Cómo quieres, niño absurdo,
vaciar las aguas completas
dentro de ese hoyo inconcluso
que tú cavaste en la arena?
¿No ves que el mar es inmenso
y esa zanja es tan pequeña?

Sin escucharle el regaño,
sin verle al rostro siquiera,
el niño, sin detenerse,
le dijo al hombre en la senda:
Y dígame usted, señor,
que conoce las respuestas,
¿cómo es que busca vaciar
la blanca Magnificencia
de la Trinidad Santísima
adentro de su cabeza?

De Moros en la costa (Obra selecta 1992-2002) (ALJA, 2012)

Imagen: moonmentum.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario