viernes, 8 de julio de 2011

Si no soy protagonista, no asisto


“Si no soy protagonista, no asisto”, este es el pensamiento de muchos de mis colegas escritores cuando se trata de apoyar algún evento literario. El escritor puede ser un individuo egoísta y vanidoso, como cualquier otro ser humano, porque es un ser humano, y como tal, puede padecer la terrible inflamación del ego: egotitis. Egocentrismo, dicen los psicólogos. Esto viene a raíz del Primer Encuentro Binacional de Poesía “Río Bravo/Río Grande”. Me comentó una persona a quien conozco desde hace muchos años: “Oye, no incluiste a Fulano en el programa”, señalando a su acompañante. Mi respuesta fue que no lo había hecho ya que el evento no era un encuentro de poetas de Matamoros sino de la región norte de Tamaulipas y del Valle de Texas. Se había convocado a algunos de Matamoros, tal vez algunos de los más representativos y algunos otros de Tamaulipas, así como algunos del Valle de Texas. El propósito era incluir a escritores de tiempo completo, es decir, escritores con vocación. Había espacio para dieciocho personas. No se planeaba un maratón de poesía. Así es que no se podían incluir a muchos, mucho menos a todos.

El acompañante, quien permanecía sentado viendo hacia otro lado mientras me hacían este comentario, no quiso quedarse para aprovechar todo el evento. Como no fue protagonista, no tenía caso permanecer con las palabras de otros taladrándole el cerebro. Mientras estuvo en el evento se la pasó criticando a cada uno de los lectores y minimizando la calidad literaria de sus propuestas, según la misma persona que me señaló la omisión me comentó después. Luego de un momento breve, el cual debió haber sido un infierno existencial, esta persona se puso de pie con su amargura disuelta sobre la lengua y se marchó de la sala. La tolerancia no fue una de sus virtudes esa noche. La sangre puede hervirnos en el cuerpo, puede palpitar con locura y descaro en las sienes, si no nos invitan a ser protagonistas.

Otra persona no incluida en el programa de esa noche proponía que se le incluyera a cambio de sacar una nota publicitaria en un periódico local. Es decir, se atrevió a chantajear a los organizadores para que se la incluyera en el programa. Quid pro quo: me das oportunidad, te doy publicidad. La corrupción también puebla el campo de las letras.

Para nuestro infortunio, en Matamoros, como en muchas otras ciudades, hay personas que al escribir algunas líneas se hacen llamar escritores. Estoy convencido de que ser escritor no es un pretexto para matar el tiempo ni una actividad que se realiza durante el tiempo libre, como sentarse frente al televisor para gastar las baterías del control remoto. El escritor tiene el compromiso social para darse —en todas las connotaciones posibles de la palabra— a la palabra.

Imagen: bytesdaily.blogspot.com 

5 comentarios:

  1. Ser poeta, ser de letras no significa estar siempre en las notas de ocho, ser poeta, ser escritor es como dices, un compromiso, no con el ego, sino con el ente social... y a veces somos escritores anónimos o porque no contamos con un nexo que nos saque a la luz, o porque no somos tan buenos como los buenos.

    Hoy por la mañana tuve el placer de desayunar con mi amiga querida, la escritora Celeste Albairis y comentaba con ella sobre el "pleito feisbuquero" que desató la publicación y etiquetas a varios escritores del norte. Le decía yo, con mi clásica miopía literaria que no entendía porqué esa controversia, si cuando hemos sido privilegiados con la invitación, o nos sordeamos y nos hacemos como que la virgen nos habla y disfrutamos enormemente las mieles de dicho privilegio, pero obviamente, entonces no hacemos reproche alguno, a lo que ella me contestó que todos los indignados estaban correctos con su indignación, por supuesto con sus argumentos muy válidos y respetables. Aunque esta aseveración va en contra de mis convicciones porque sigo diciendo que en un encuentro de un número determinado de asistentes, no se pueden incluir a todos los poetas o escritores excelentes, que sí los tenemos... al igual que el caso que citas Ramiro "si no figuro en el programa, no voy" cuando personalmente creo que si bien es cierto, es un agasajo y un placer ser protagonista, también lo es disfrutar de las letras como escucha, como auditorio... finalmente, los escritores necesitamos ser hablado, pero también ser escuchados, si no, ¿¿cómo se crea el puente necesariamente requerido en el proceso de la comunicación??? Tal vez ande errada, pero esto es lo que pienso... siempre habrá un lugar, aunque no sea un Festival Internacional o tal vez lo sea... es como cuando el alumno se la pasa saque y saque 10 de calificación, lo cual lo sabemos perfectamente, no es sinónimo de "inteligencia"... puede ser muy hábil para copiar o qué se yo de las circunstancias que merodean esa calificación... Igual el escritor... puede figurar en un Festival Internacional, habiéndo llegado a él, por el compadrazgo de quién sabe quién.

    ResponderEliminar
  2. Estoy convencido de que cada quien tiene derecho de expresar sus opiniones desde su experiencia personal. Al igual que Celeste, pienso que cada comentario expuesto en esa página tiene derecho de ser expresado. La opinión de cada uno de ellos tiene validez en el sentido de que la expresa un individuo. No necesariamente tenemos que coincidir. Tú tienes el derecho de disentir. Yo lo tengo. Cada ser humano lo tiene. Yo estuve en la lectura de hoy. Regresé muy contento, satisfecho. Tuve la oportunidad de platicar y convivir un poco más con Erika Said, constaté el talento de Lizette Alvarez y de Cynthia Rodríguez Leija, me acerqué más al Coyote Mayor Eduardo Villegas, a quien cada vez admiro más, vi a un Juan Miguel Pérez Gómez fregón en el arte de hacer poesía. Y conocí a través de sus letras a José Juan Aboytia y a Edmundo Lizardi. Una tarde muy benéfica.

    ResponderEliminar
  3. Y con tu presencia fuiste protagonista, cierto? Cuando tú me invitaste al encuentro binacional, me sentí como pavorreal, no pude asistir por los motivos de sobra conocidos, pero incluso si me invitas como auditorio, te lo agradezco... porque no cualquiera lo hace, y lo que digo es que si en este no le tocó a mucha gente, ya habrá oportunidad. Y sobre la libertad de expresión ¡¡VIVA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN!! aunque conlleve insultos y agresiones personalmente directas??? :0 como dijo la Nana Goya... esa es otra historia...

    ResponderEliminar
  4. Así pasa cuando pasa... que confunden la verdadera pulsión del artista con un la pulsión del ególatra por estar todo el tiempo bajo los reflectores.

    Lo bueno es que al final la obra habla por sí sola. ¡

    Un abrazo, mi Ramiro!

    ResponderEliminar
  5. Estimada Érika, gracias por pasar por estos lugares. Creo que ambos lo hemos visto cuando hemos estado presentes, como parte del público, en este tipo de reuniones. Pero ya lo dijiste bien.

    No hemos coincidido en San Antonio. Espero que sin falta nos veamos en septiembre.

    Abrazo.

    ResponderEliminar