sábado, 17 de septiembre de 2011

El arte de NoraIliana


Trazos, colores y formas, herramientas del artista para abrirse al mundo, para desollarse y permitir que la gente que pasa contemple su interior en un proceso de comunión y comunicación permanente. El artista es un ser fuera de lo ordinario: es extraordinario. Mira las cosas de una manera distinta a la manera de las personas que conformamos las multitudes. Tiene una percepción distinta de las cosas. Sus manifestaciones sensoriales son las mismas que las del resto de la gente. Pero las del artista están más agudizadas: ve lo que otros no; huele lo que otros no; toca lo que otros no; escucha sonidos imperceptibles para otros y su lengua identifica los sabores que se transforman en trazos, colores y formas.
NoraIliana Esparza Mandujano (México D. F., 1967) es una artista en cuyas venas corre la pintura, el talento y la religiosidad para alcanzar sus objetivos. En poco tiempo ha demostrado su auténtica vocación para el arte pictórico. 
En algunas de sus obras está presente el colorido infinito detrás de los ojos, la percepción humana de una realidad que se fragmenta en diminutas partículas de colores diversos y contrastantes, brochazos lívidos e impetuosos, que convergen en una imagen objetiva de los elementos que nos circundan al caminar por el mundo. Por momentos, la realidad que se presenta frente a los ojos se distorsiona hasta alcanzar la calidad de abstracta. Aquí la voluntad sin fronteras de la artista, el antojo estético de manejar la técnica a su arbitrio y presentarnos un resultado distinto, una imagen única.
El erotismo es otra de las constantes en algunos de sus cuadros. La sensualidad como sustancia inherente al individuo, el cuerpo y las pasiones como una bandera roja sobre la completitud humana. Aquí que la obra nos presenta momentos que son nuestros, dada la universalidad del tema.
Elementos de la naturaleza que se enfrentan en un duelo para determinar la supremacía de su belleza, que se confrontan para evocar espacios en una especie de déjà vu, para transportarnos a lugares desconocidos por conocidos. El mar, el lago, la luna, las flores, el cuerpo: elementos que vibran también en la creación poética. Aquí la interdependencia de las bellas artes, el complemento entre la pintura y la poesía, naturaleza de NoraIliana Esparza Mandujano.
Acercarse al arte visual de esta mujer de talento extraordinario es acercarse a un espacio íntimo, un entorno silencioso pero lleno de sonidos, un lago inmenso lleno de peces que nos esperan para alimentarnos, una luna neorromántica que nos persigue a través de los siglos, una oportunidad de admirar la belleza interna y externa de una mujer muy mujer a través del arte como medio de expresión humana.

1 comentario:

  1. WOOOOOOOOOO!! LO ARREGLASTEEEE. MIL GRACIAS SIEMPRE POR TUS LETRAS, TUS PALABRAS, TU ESPACIO, TU TIEMPO, PERO YA LO DIJE... SOBRE TODO, MIL GRACIAS POR TU MANO ABIERTA Y TU HOMBRO ;D

    ResponderEliminar