domingo, 5 de febrero de 2012

Romance del infiel


Yo vibro cuando mis ojos
se enfrentan con tu mirada,
se perturba mi conciencia
cuando mi pecho se abrasa,
me cohíbe tu insistencia
y tu sonrisa me atrapa.
Me ofrecen enigma extraño
tus ojos de estrellas claras,
su ardor domina el cerebro,
se me violenta la calma.
¿Por qué evocas el recuerdo
que me lleva a la distancia?
Me trastocan las pasiones
que fueran ardiente lámpara,
sucumbo en la irreverencia
de perderme en las semanas,
vencerme con tu presencia
y morirme en las mañanas.
Pero si vuelven las horas
de contemplarme en el agua,
que hable la noche desnuda
constelaciones fantásticas,
aunque mi lengua se queme
en el fuego de otras playas,
aunque el destino se altere
quiero encenderme en la gracia
de abrir tu piel con mis labios
hasta que nos bese el alba.


De Moros en la costa (Obra selecta 1992-2002) (ALJA, 2012)

Imagen: taringa.net 

3 comentarios:

  1. REALMENTE APASIONANTE

    ME ESTE POEMA TIENE MAGIA

    ResponderEliminar
  2. La magia gravita frente a nuestros ojos, se desliza sobre la piel como si fuera lluvia que todo lo abarca.
    Gracias por la lectura.

    ResponderEliminar