miércoles, 4 de abril de 2012

Ciencias exactas




Amo las Ciencias Exactas,
concretas claves del juego,
la Física de tu vientre
en el misterio del cuerpo
y el Magnetismo abrumante
de su impactante Segmento.
Amo la simple Aritmética,
Derivada del océano,
explosión de plenitudes
la Estadística del vértigo,
denuncia que se revela
como Binomio de besos,
implosión de la palabra
en la Química del tiempo.
Te confundes en la Estática,
en el Álgebra del fuego,
prolongación inquietante
los Límites de mi templo,
estallido de Vectores,
de fórmulas en el viento,
Leyes de Newton que rigen
Permutaciones sin credo.
Geometría mi lengua
al Ángulo de tus senos,
Logaritmos Naturales
e Hipérboles sin remedio
que ven la Electricidad
en la voz de los encuentros.
Jamás Probabilidad
para nuestro descontento:
el Cálculo Integral viene
en nuestro abrazo perfecto.
Las Ecuaciones del cosmos
descienden como pretexto,
se comprometen de Sigmas
y de Exponentes sin hielo,
de la intrépida Dinámica
que incendia dos universos.

De Moros en la costa (Obra selecta 1992-2002) (ALJA, 2012)

4 comentarios:

  1. Jamás me gustaron las matematicas, hasta que las he leído en poesía! :o))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da gusto, Silvia. A mí, por el contrario, siempre me han gustado. Creo que si no me hubiera especializado en español hubiera recurrido a las matemáticas.

      Saludos y gracias por tu lectura y comentario.

      Eliminar
  2. Sin compás de espera con la regla directa a tus versos y sin coordenada alguna al centro de la cuadrícula de tu pensamiento, felicito elevado al cuadrado a tu poesía. Gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acepto esa felicitación elevada al cuadrado. Y reitero a la cuarta potencia mi agradecimiento por su visita en este espacio. Ramiro.

      Eliminar