miércoles, 27 de enero de 2016

Diez años del Ateneo Literario


Dice el célebre poeta norteamericano Ezra Pound en sus Ensayos literarios:

El retorno a los orígenes fortifica porque implica un retorno a la naturaleza y a la razón. El hombre que regresa a las fuentes lo hace porque desea conducirse dentro de una permanente sensatez”.[1]

Así en el Ateneo Literario José Arrese de Matamoros deseamos conducirnos, con esta pasión por el proceso creativo, en una permanente sensatez. Esta asociación literaria, por la que hemos luchado con auténtica devoción, pretende promover la creación en sus diversos géneros entre personas interesadas en el proceso creativo. Funciona desde el mes de agosto del año 2005 de manera autónoma, como una evolución justa y necesaria del Círculo Literario Manuel F. Rodríguez Brayda.

La primera presidente fue Addis Abeba Santacruz Bautista quien, junto con el grupo, se dio a la tarea de aceptar propuestas para el cambio de nombre; así, por defensa de quien esto escribe, surge el nombre que llevamos ahora.

En el 2007 se eligió a Antonio Quintero, quien dejó la presidencia sin mayor explicación, después de unos cuantos meses. Como consecuencia natural, el secretario en ese entonces dirigió las sesiones hasta finales de ese año. Creada por un servidor, en ese mismo año nace ALJA Ediciones con su primera publicación, Desnuda memoria, libro de poesía de la escritora matamorense Conchita Hinojosa.

En el 2008, como nadie sentía la necesidad de tomar la responsabilidad del grupo, quien esto escribe se dio a la tarea de ser presidente, gracias al acuerdo tomado por no más de seis personas. Se nombró a una secretaria y a un coordinador de relaciones públicas, pero la verdad es que el presidente hizo, entre otras actividades, las tareas de secretario, tesorero, asesor literario y relaciones públicas, durante gran parte de los siguientes cinco años denominados con sarcasmo por Alejandro Rosales Lugo, el Ramirato, período que poco —o nada— tuvo que ver con la dictadura; uno de los principales aciertos fue la publicación del primer libro del grupo, Voces desde el Casamata Antología de poesía, narrativa y ensayo (ALJA Ediciones, 2010).

En el 2013, Joaquín Peña Arana fue nombrado presidente para el período de un año; en este tiempo, gracias al liderazgo del escritor tampiqueño, se hicieron cosas positivas para el grupo como llevar el Encuentro Binacional Letras en el estuario a las instituciones educativas y la publicación de la segunda antología, Rara ubicuidad Antología de poesía, narrativa y ensayo (ALJA Ediciones, 2013).

En el 2014, María Concepción Hinojosa Amaro tomó la presidencia hasta finales del 2015; gracias a la iniciativa de la escritora matamorense se tuvieron grandes logros; el más importante fue la aparición de nuevos integrantes que vinieron a renovar el espíritu del grupo, así como la publicación del libro Tengo una soledad Antología de poesía, narrativa y dramaturgia (ALJA Ediciones, 2015).

El escritor mexicano Octavio Paz señala en El arco y la lira:

Las palabras del poeta, justamente por ser palabras, son suyas y ajenas. Por una parte, son históricas: pertenecen a un pueblo y a un momento del habla de ese pueblo: son algo fechable. Por la otra, son anteriores a toda fecha: son un comienzo absoluto”.[2]

Ahora, el Ateneo Literario queda en manos de un comité joven y entusiasta que comienza con ideas renovadas; confiamos en que, abanderados siempre por el respeto y la democracia, llevarán el rumbo del grupo hacia tierras más fértiles y vientos más generosos.




[1] Pound, Ezra. Ensayos Literarios. CONACULTA, México, 1993, p. 21
[2] Paz, Octavio. La casa de la presencia Poesía e historia. FCE, México, 1994, p. 189

Imagen: Martha Garza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario