lunes, 18 de abril de 2016

El estado de la literatura en Tamaulipas


En Tamaulipas se ha generado un movimiento literario de excelente nivel, gracias a la iniciativa y el liderazgo de escritores interesados de manera genuina en el desarrollo de la entidad. Las instituciones han formado parte fundamental de este desarrollo, ya que han emprendido acciones de convocatoria para el incentivo y la publicación. Si bien no es asunto fácil que las instituciones publiquen la obra de los autores, aquéllas convocan a certámenes literarios cuyos premios son las publicaciones impresas y electrónicas de las obras seleccionadas. Sin embargo, hay talentosos creadores que no participan en dichos certámenes por pereza, apatía o desinterés, y su obra queda sin publicación.

Las iniciativas particulares han propiciado el desarrollo de los escritores. Diversos grupos de escritores y/o individuos de Ciudad Victoria (Los Santos Días de la Poesía), Nuevo Laredo (Encuentro de Escritores de Nuevo Laredo) y Matamoros (Encuentro Binacional “Letras en el estuario”) convocan cada año a los encuentros literarios con el objeto de reunir y vincular a las plumas de la entidad. Este esfuerzo de algunos visionarios debería de extenderse a otros municipios y a otros grupos de escritores que no han tenido iniciativas como las mencionadas en los últimos veinte años. El objetivo es crear una constante intervención para la difusión y desarrollo del movimiento literario ya existente en los municipios previamente mencionados.

Es conveniente —justo, creativo, necesario— que la comunidad literaria actual reconozca a aquéllos que han contribuido al origen y prolongación de las letras tamaulipecas. No esperar a que el investigador literario de mayor renombre en la entidad reciba la beca para escribir el panorama literario de Tamaulipas. ¿Cómo? A través de la gestión para la publicación de los autores que iniciaron este movimiento. Al reconocer a nuestros fundadores, nos reconocemos a nosotros mismos. Algunos tenemos la iniciativa para contribuir en la estructuración de obras impresas que muestran la actualidad literaria de Tamaulipas y otras entidades, ya que esperar a que las instituciones lo hagan toma mucho tiempo y, a veces, es desgastante física y psicológicamente. 

Como editor de ALJA Ediciones, y como parte de la Red de Editoriales Independientes del Noreste de México, me sorprende que seamos sólo tres (hasta ahora) las editoriales independientes que nos desplazamos de un lugar a otro para la difusión de las letras tamaulipecas; las otras editoriales a las que me refiero son La Shula Cartonera y Voces de Barlovento. Veo la cantidad de editoriales independientes de Nuevo León y pienso que en Tamaulipas hace falta una mayor iniciativa para concretar proyectos editoriales. Si bien, el Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes contribuye en la formación y desarrollo de escritores llevando talleres a los diversos municipios, los mismos escritores debemos encontrar maneras para crear un desarrollo técnico mediante el establecimiento de talleres literarios permanentes en los municipios. 

La unificación de los escritores es vital para el sostenimiento de las letras de Tamaulipas. También es vital que se dejen a un lado las diferencias, los protagonismos y los conatos verbales, ya que estas deficiencias empobrecen al individuo y repercuten en el equilibrio y en la dinámica de la literatura tamaulipeca.